STEM, STEAM …¿de qué hablamos?

STEM es el acrónimo en inglés de los nombres de cuatro materias o disciplinas académicas: Science, Technology, Engineering y Mathematics, que  en nuestro sistema educativo corresponderían a Ciencias Naturales, Tecnología y Matemáticas. Las iniciativas o proyectos educativos englobados bajo esta denominación pretenden aprovechar las similitudes y puntos en común de estas cuatro materias para desarrollar un enfoque interdisciplinario del proceso de enseñanza y aprendizaje, incorporando contextos y situaciones de la vida cotidiana, y utilizando todas las herramientas tecnológicas necesarias

Desde principios de la década del 2000 se empezó a reflejar en diversos estudios un descenso más que apreciable en la proporción de alumnos en el ámbito de las disciplinas STEM. En el caso español, y según datos de Eurostat, sólo 15 de cada 1.000 personas han completado estudios en estos campos. Además, las posibles consecuencias de esta tendencia se magnificaban si se complementaba con análisis de futuro y de proyección de fuerza laboral, los cuales preveían un considerable aumento de las necesidades del mercado para estos mismos perfiles.

Otro elemento importante a considerar en este desfase entre necesidad y vocación surge cuando se toma en consideración el sexo de los estudiantes, puesto que dicha separación resulta más evidente en el caso de las mujeres. Esto ha motivado el diseño de iniciativas dirigidas exclusivamente a fomentar las vocaciones científico-tecnológicas entre las alumnas de primaria y secundaria.

En este mismo sentido merece la pena resaltar las intervenciones cada vez más generalizadas de investigadores o profesionales en los centros educativos, sea a través de conferencias, charlas, asesoramientos en proyectos de investigación, etc. También se se han multiplicado las experiencias desarrolladas alrededor de la denominada ciencia ciudadana o citizen science, donde el propio individuo contribuye a generar conocimiento científico. Todo este conjunto de actividades de divulgación ayudan a la “normalización” de la figura del investigador entre el gran público, y, por consiguiente, también entre los estudiantes.

Ahora bien, además de este objetivo inicial, no deben olvidarse algunos beneficios colaterales que se están generalizando como resultado de toda esta marea pro-científico-tecnológica. Así, empieza a resultar natural que los docentes de estas materias empiecen tímidamente a plantearse el uso de metodologías didácticas basadas en el aprendizaje por proyectos, así como el tratamiento de los contenidos desde situaciones cercanas al alumno, evitando en la medida de lo posible presentaciones excesivamente académicas o abstractas, que suelen contribuir a generar rechazo y desconectan la materia de la realidad cotidiana.

En los últimos tiempos se ha visto un cambio de tendencia en las acciones STEM, que posiblemente también se encuentre influenciado por el auge de la filosofía maker y los movimientos do-it-yourself, así como con la inclusión en el ámbito educativo del fomento del pensamiento creativo y del trabajo basado en actividades más competenciales y productivas.

Cuando se conjugan las habilidades artísticas y creativas con la educación STEM se ponen en valor aspectos como la innovación y el diseño, el desarrollo de la curiosidad y la imaginación, la búsqueda de soluciones diversas a un único problema … Es entonces cuando se produce la transformación en STEAM, donde la A hace referencia a Arts, y por extensión, a las disciplinas artísticas, que tradidicionalmente han sido las encargadas de desarrollar y fomentar las cualidades antes mencionadas.

Así pues, mediante el trabajo conjunto interdisciplinar y su aplicación a problemas reales, STEAM pretende otorgar una perspectiva creativa y artística a la educación STEM, y de este modo, complementar el aprendizaje de contenidos científicos y tecnológicos con el  desarrollo del pensamiento divergente y el incremento de la creatividad del alumnado.

Anuncios

El uso de las TIC en un aula

Hoy en día, nos encontramos con colegios que están en pleno auge informático. La introducción de pizarras digitales, proyectores, aulas de informatica… es algo habitual y  común de ver en las escuelas en estos días.

Cierto es que estos medios nos permiten el acceso a grandes recursos, como blogs, webs, recursos, y nos abren de una forma mucho mayor el ámbito educativo. La educación hoy en dia, ya no se define solo por un libro y un cuaderno, hay miles de herramientas que nos permiten ampliar las posibilidades.

No obstante, ¿es correcto? ¿Debemos dejar métodos clásicos a un lado en vias de unirnos a esta nueva era? ¿Hay una forma adecuada de combinarlas?

Todo reside en el equilibrio que se encuentre, y en la opinión de cada centro y cada profesor. EL uso de cuaderno, la escritura, la lectura en papel, son cosas que tampoco deben abandonarse dado que se siguen empleando día a día. Pero sí es importante realizar una introducción a este mundo que cada vez más, desplaza la forma física de analizar la información y la comunicación.

Esto no deja de ser una invitación a la reflexión, dado que cada uno tiene su opción a elegir las herramientas y recursos que considere más necesarios. Pero de vez en vez, es de recibo el analizar el exterior y ver hasta que punto podemos adecuar nuestro sistema y método de enseñanza.

Prueba de curso

 

 

Imagen característica de la aplicación
Dropbox es una aplicación que ofrece múltiples usos en el ámbito educativo.

A mi juicio la herramienta “Dropbox” es ,de las que hemos visto hasta la fecha, la más interesante para utilizar en el ámbito docente. No sólo nos permite almacenar copias de archivos de nuestros alumnos, si no que fomenta el trabajo colaborativo y cooperativo entre grupos: alumno-profesor; alumno-alumno o profesor-profesor.

Es un espacio de intercambio en el que docentes y alumnos pueden compartir documentación, recursos y material de varias maneras. También es posible crear un espacio común colaborativo en el que se pueda editar y trabajar de manera conjunta sobre el mismo o varios archivos.

El historial de revisiones facilita el control de los archivos pudiendo recuperarse en caso de ser borrados por error o volver a versiones anteriores.

Se puede acceder a los archivos desde cualquier ordenador, móvil o tablet con Internet y la sincronización de archivos es rápida y segura. Es una magnífica herramienta para olvidarse de memorias USB fáciles de extraviar o que pueden estropearse haciéndote perder los documentos. Almacena multitud de tipos de archivos sin cambiar el formato de os documentos almacenados.

Por encontrar un  pero, la capacidad inicial de 2GB puede resultar escasa, pero se puede solucionar invitando a más gente al dropbox y con cada uno que se una, te van otorgando más espacio.

En definitiva una herramienta potente y a la que se puede dar mucho uso en nuestro ámbito educativo.